Consejos de Salud

Cuando tomamos sol, pasamos tiempo al aire libre o hacemos deportes, nos sentimos con más energía y con mejor humor. La elección del protector solar adecuado nos permite disfrutar plenamente de estas actividades sin daños para la piel. Es importante tener presente que la acción del sol sobre la piel es todo el año y hay que preservarla en todas las estaciones.

Te presentamos una nota completa con toda la información que necesitás para cuidarte.

Desde que Coco Chanel puso de moda el tono bronceado en la piel, el concepto no pasó de moda y se impuso tan profundamente que ha permanecido en todas las décadas.

Sin embargo, el bronceado es un mecanismo de defensa de la piel para protegerse de las agresiones de las radiaciones UV (UVA y UVB) y que se pone en marcha cuando se altera el ADN celular.

El sol hace más daño que el paso del tiempo

La mayoría de las alteraciones que afectan la piel, y que se atribuyen a la edad, son debidas al daño acumulativo producido por la exposición a la radiación UV. Los daños se traducen en fotoenvejecimento, fotoinmunosupresión y fotocarcinogénesis, entre otros males.

Por estas razones es fundamental la fotoprotección durante todo el año de las zonas expuestas.

Fotoprotección es el conjunto de medidas que permite prevenir y/o minimizar los daños cutáneos acumulativos inducidos por la radiación UV.

Dermur viene desarrollando una eficaz y amplia gama de  productos para la protección y el tratamiento de la piel ante la exposición solar.

La protección eficaz frente a la radiación UVA, guarda una determinada relación con la protección frente a la radiación UVB. Su fórmula protege de los rayos UVB y UVA con una textura ligeramente evanescente en todas sus presentaciones, característica que la hace apropiada para todo tipo de piel, incluso la piel grasa.

Es importante que el fotoprotector sea resistente al agua y que su aplicación se realice media hora antes de exponerse al sol y que se re-aplique  cada dos horas.

Conductas preventivas

Dermur recomienda la visita al dermatólogo, por lo menos una vez al año y educar a los más pequeños sobre la importancia de respetar los horarios de exposición al sol, el uso de vestimenta adecuada y de protector solar, lo que implica un cambio cultural al cual debemos apostar. Hacer hincapié en la prevención.

Incorporación de antioxidantes y antienvejecimiento a los protectores solares

Dermur es pionero en la incorporación de antioxidantes en los protectores solares porque proporcionan un aumento en la capacidad de protección del sistema inmunitario de la piel, previniendo con mayor eficiencia las consecuencias de la exposición a las radiaciones UV tales como hiperpigmentaciones o arrugas, por ejemplo.

Dermur Solar FPS 30 con antioxidantes y antienvejecimiento, está especialmente indicada en el rostro, justamente para prevenir arrugas, manchas y deshidratación de la piel.

Es importante recordar que la piel del rostro está expuesta a los elementos nocivos del sol durante todo el año y, además, es muy sensible, por lo que se necesita un protector solar muy completo para contrarrestar los efectos dañinos de las radiaciones UV.

Reparadores de ADN

La radiación ultravioleta (RUV) produce dramáticas alteraciones del ADN de las  células, provocando fotodaño, fotoenvejecimiento y alteraciones en el sistema inmunitario, que significa la  inmunidad  local y sistémica. Para revertir este daño, es importante acompañar el uso de protectores solares con la aplicación de antioxidantes y reparadores  de ADN.

Dermur desarrolló DermADN que contiene:

  • Fotoliasas: enzimas extraídas de las algas azules que se encuentran en el plancton marino expuesto a RUV extrema. El plancton las creó como un mecanismo natural de resistencia que le permite utilizar la energía solar para reparar el daño provocado por  la RUV al ADN. Éstas, permiten prevenir el daño celular y el envejecimiento (fotoenvejecimiento), disminuyendo la inmunosupresión  a través  de un mecanismo reparador del daño del ADN.
  • Ectoína: repara el ADN y, además, contribuye a protegerlo. La Ectoína se encuentra en organismos que crecen en condiciones de extrema agresividad ambiental, con altas temperaturas y en suelos salinos desérticos. Éstos, se  autoprotegen frente al stress ambiental sintetizando  “ectoínas”: sustancias que protegen sus  estructuras vitales.

Disfrutar es una actitud y proteger tu salud, toda una ciencia. Que disfrutes al máximo.

Dermur. Tu belleza; nuestra ciencia

Compartir esta informacion:

  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • email
  • Twitter