DermADN

Muchas son las causas generales que pueden provocar alteraciones celulares, más precisamente del ADN celular. Si se altera el ADN, la célula no solo no cumplirá sus funciones normales, sino que puede generar una célula maligna o caer en muerte celular. Por esta razón, es que los organismos vivos poseen reparadores del ADN llamados endonucleasas. Este sistema reparador está presente en casi todos los seres vivos, incluido el hombre y los mamíferos superiores.

Frente a causas o factores que se han denominado “factores estresantes”, como por ejemplo de origen químico (medicamentos, contaminantes ambientales y otros), nutricionales, psíquicos, biológicos o físicos , las endonucleasas reparan las alteraciones que éstos provocan en el ADN celular.

Muchas veces esos mecanismos se ven superados por la cantidad de factores estresantes, lo que genera un “stress oxidativo”, con el consiguiente daño celular.

En el caso particular de la piel, la radiación ultravioleta (RUV), produce dramáticas y bien estudiadas alteraciones del ADN de las células, provocando fotodaño, fotoenvejecimiento e importantes alteraciones de la inmunidad local y sistémica (inmunosupresión), lo que lleva a la mayor probabilidad de adquirir cáncer de piel y, si el concepto lo ampliamos a Medicina General , tengamos en cuenta la importancia de la Inmunovigilancia como elemento defensivo del organismo.

Cuando hablamos de Fotoprotección, tenemos que tener en cuenta varios parámetros, comprendidos en un gran capítulo que es la Fotoeducación, a través de la cual por distintos mecanismos, nos educamos a utilizar distintas herramientas para protegernos de los efectos dañinos de la RUV: ropas adecuadas, horarios de exposición, gafas, sombreros, conceptos educativos en general y protectores solares.

Todos los conceptos anteriores son válidos, pero en la piel expuesta, la colocación de protectores solares, según los últimos estudios, debe ser acompañada por la aplicación de antioxidantes y Reparadores de ADN, con el propósito de evitar la inmunosupresión y el fotoenvejecimiento causados por la RUV, cuando ésta sobrepasa las defensas naturales (endonucleasas) anteriormente mencionadas.

Se han podido introducir en los tratamientos de piel, fórmulas conteniendo Fotoliasas , que son endonucleasas extraídas de las algas azules, pertenecientes al género cianobacterias, que se encuentran en el placton marino (Anacytis nidulans) expuesto a RUV extrema. El placton ha desarrollado un mecanismo natural de resistencia que le permite utilizar la energía solar para la fotosíntesis y además para reparar el daño provocado por la RUV al ADN.

Estas Fotoliasas colocadas en mecanismos de transporte a través de la piel de gran eficacia (liposomas), permite prevenir el daño celular, el envejecimiento (fotoenvejecimiento), disminuyendo la inmunosupresión , a través de un mecanismo reparador del daño del ADN.

Existen otros principios activos que no solo reparan el ADN, sino que contribuyen a protegerlo, como es el caso de la Ectoína.

La Ectoína es descubierta en cierto tipo de bacterias que crecen en condiciones de extrema agresividad ambiental, con altas temperaturas en suelos salinos desérticos. Estas bacterias se autoprotegen frente al stress ambiental, sintetizando “ectoínas”, sustancias que protegen sus estructuras vitales frente a la agresividad ambiental.

Las sustancias antioxidantes naturales (polifenoles) o de síntesis (Lipochroman-6), que disminuyen la formación de radicales libres (sustancias que causan stress oxidativo y por consiguiente daño indirecto del ADN) también juegan un papel importante, que contribuye a reparar el ADN.

Por lo tanto, una fórmula para uso tópico (crema o emulsión), conteniendo Fotoliasas, Ectoínas y Antioxidantes, constituye una excelente forma de prevención del daño del ADN, promoviendo la reparación del daño y disminuyendo así el envejecimiento, fotoenvejecimiento, muerte celular y cáncer de piel, constituyéndose en un elemento primordial para tener en cuenta en la Fotoprotección, antes, durante y posteriormente a la exposición a la radiación UV.

Compartir esta informacion:

  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us
  • email
  • Twitter